El Acido Folico

Viernes, 26 Septiembre   

El ácido fólico, o la vitamina B9, es una sustancia muy importante para el buen funcionamiento del organismo, especialmente durante el embarazo. De hecho, en el período de la gestación, la necesidad de esta vitamina aumenta de forma notable para proteger la salud del pequeño, por lo que se aconseja un consumo constante y suficiente de la misma para contribuir al bienestar de la madre y del niño.

Estudios recientes han relacionado el consumo de esta vitamina con una incidencia más baja de ataques cardíacos, cáncer y diabetes, y también se ha descubierto su utilidad en la prevención de algunas malformaciones del sistema nervioso del feto.

Para entender la importancia de esta vitamina cabe precisar que el organismo humano se sirve normalmente de la B9 para:

• Construir las células. Durante el embarazo, las células del organismo materno se someten a un “sobreesfuerzo”, puesto que contribuyen al desarrollo del feto.

• Prevenir una particular forma de anemia, denominada “megaloblástica”, caracterizada por unos glóbulos rojos más grandes de lo normal, que sin embargo contienen poca hemoglobina, la sustancia que transporta el oxígeno a los órganos y a los tejidos. Si al inicio del embarazo las reservas de ácido fólico son escasas a causa de una dieta inadecuada, en el curso de los nueve meses corren el riesgo de agotarse por completo, con el consiguiente peligro de provocar una anemia megaloblástica. Por este motivo, resulta importantísimo, desde el principio de la gestación, programar una dieta con el ginecólogo y consumir, en el caso de que exista la necesidad, los complementos apropiados.